Avanza estudia nuevos modelos de movilidad para continuar ampliando su negocio en España

Valentín Alonso, director general de Avanza, presentaba este miércoles a la prensa la visión estratégica del grupo en el sector de la movilidad. La empresa es el segundo operador nacional por volumen de actividad, y cuenta en la actualidad con una flota de unos 2.300 vehículos entre autobuses, tranvías y bicicletas y una facturación superior a 500 millones de euros anuales.

Avanza es el grupo líder en el segmento urbano y de cercanías en España, además de gestionar un gran número de estaciones de autobuses y ser un referente del transporte de largo recorrido.

El director general del grupo, Valentín Alonso, realizó la primera presentación pública a la empresa desde que fuera adquirida por el grupo mexicano ADO. La firma, tras comprar en 2019 el Grupo PESA y posicionarse también del bikesharing, estudia tanto los nuevos modelos de movilidad que están surgiendo, como la aplicación e integración de nuevas tecnologías que le permitan interactuar más con sus clientes, sin descartar la creación de nuevos negocios, compra de empresas o bien, implantación o integración con diferentes plataformas tecnológicas.

Tecnología, intermodalidad, coordinación de administraciones y sostenibilidad, son algunos de los pilares que Alonso trasladaba a la prensa, en la estrategia de desarrollo de la compañía. En concreto, en el segmento interurbano Avanza habló de la “España vaciada”, y su visión en el ámbito rural donde plantea varias cuestiones. Por un lado, la necesidad de una financiación autonómica; por otro, la importancia de aunar sinergias entre el transporte regular, el escolar y otros. El directivo también considera que hay que aprovechar las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías como claves para mejorar los servicios de transporte en este ámbito. El directivo se refería también la necesidad de invertir en una movilidad que responda a los flujos reales y que plantee al usuario como eje central de la planificación de servicios. En este contexto habló de inversiones en Alta Velocidad, por parte de la Administración Central, que no se ajustan a la realidad social.

En el transporte urbano los retos para el grupo AVANZA pasan por interactuar con los usuarios aprovechando la conectividad, la integración de modos y la lucha contra la contaminación medioambiental y acústica. Valentín Alonso se refirió al potencial de aprovechar la experiencia del viaje, “los viajeros pasan entre 30-60minutos de media en nuestros autobuses”.

Por otro lado, la contaminación medioambiental y acústica es otro de los retos a los que se enfrentan los operadores de transporte urbano.

Avanza trabaja en estas cuestiones, integrándose en plataformas tecnológicas y analizando los nuevos modos que surgen. Además, en los últimos años la firma está incorporando solo vehículos híbridos y eléctricos para su flota de urbanos.

Además, el grupo está implicado con de desarrollo de la conducción autónoma a través del proyecto AUTOMOST, que se presentará en Málaga en los próximos meses. Un proyecto financiado por CDTI con un autobús cien por cien eléctrico de 12 metros Irizar y en el que están implicadas 11 empresas, entre ellas tecnológicas como GMV, Datik o ETRA.

Por Mayte Rodríguez López