UAM, Comunidad de Madrid, DGT y ALSA lanzan el primer bus autónomo universitario de España

El campus de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) en Cantoblanco será el primero de España que cuente con un servicio regular de autobús sin conductor, como parte de una iniciativa piloto que permitirá desarrollar proyectos de I+D+i relacionados con la conducción autónoma.

El vehículo EZ10, cien por cien eléctrico y autónomo, empezará a ofrecer servicio en febrero como parte de un proyecto pionero en el que participan también el Consorcio de Transportes de la Comunidad de Madrid, la Dirección General de Tráfico (DGT) y la compañía de transportes ALSA.

El EZ10 tiene capacidad para transportar hasta 12 pasajeros y hará un recorrido de 3,8 kilómetros en el Campus de Cantoblanco, un espacio en el que circulan cada día casi 30.000 personas y más de 6.000 vehículos. Todas las paradas serán accesibles según los criterios de accesibilidad del Consorcio Regional de Transportes y, para facilitar su circulación, se ha señalizado un carril para indicar su recorrido, además de instalar señales de tráfico que advierten de que se trata de vías preferentes para el bus autónomo.

El vehículo, que ya ha empezado a realizar pruebas, irá acompañado de un asistente que monitorizará su funcionamiento ante posibles incidencias como, por ejemplo, si alguien aparca en doble fila en una vía preferente.

El consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha apuntado que “este vehículo autónomo es mucho más que una curiosidad tecnológica, es la constatación de que estamos asistiendo al nacimiento de una nueva movilidad basada en el vehículo eléctrico, compartido y autónomo, en el que los principios de sostenibilidad ambiental y seguridad van a ser prioritarios”. Además, ha señalado que este proyecto piloto es una oportunidad de consolidar y mejorar el posicionamiento de la Comunidad de Madrid y de España como país líder en materia de movilidad segura y sostenible.

Por su parte, el Director General de Tráfico, Pere Navarro, destacó que la participación de la DGT en este proyecto piloto es fundamental para seguir avanzando en una movilidad conectada, más segura y sostenible. Además, añadió que “este proyecto es un ejemplo de como la colaboración público-privada es esencial para avanzar en el objetivo y responsabilidad común que todos tenemos de reducir las cifras de accidentes y víctimas de tráfico”.

La compañía ALSA inscribe este proyecto dentro de su estrategia para ofrecer soluciones de movilidad innovadoras y cada día más sostenibles. ALSA será la responsable de la implantación y diseño del servicio y de garantizar su correcta operación y mantenimiento. Para ello cuenta con el asesoramiento de la consultora especializada Novadays y del fabricante del vehículo autónomo de última generación Easy Mile. Francisco Iglesias, consejero delegado de la compañía, manifestó su satisfacción por “participar en este proyecto piloto que encaja perfectamente en nuestro posicionamiento como operador de movilidad sostenible, multimodal y conectada”.

Por Mayte Rodríguez López