ANETRA defiende en Bruselas el concepto de grupo homogéneo para ampliar capacidad de transporte

A través de su grupo de trabajo técnico dentro de su Comité de Transporte de Viajeros por carretera CTP, entre los que se encuentra ANETRA, la IRU ha remitido a la Comisión Europea un documento por el cual se establece un marco equilibrado a nivel de la UE para tener un enfoque coordinado y coherente, una vez que las medidas de confinamiento se suavicen progresivamente a nivel nacional en cada Estado miembro.

ANETRA y la IRU han compartido visión de lo que se debe tener en cuenta para que los Planes contengan realmente lo que necesita el Sector.

En el documento IRU resultan claves una serie de recomendaciones y acciones para restaurar la confianza en la movilidad colectiva, evitando al mismo tiempo la transmisión potencial del virus entre los viajeros. Una de las más prioritarias consiste en explorar de forma eficaz, eficiente y segura, el concepto del GRUPO HOMOGÉNEO.

Teniendo asumido que la máxima prioridad sobre los operadores de transporte es garantizar la salud y la seguridad de sus empleados y viajeros, un factor importante que influirá en el transporte colectivo serán las exigencias en torno al distanciamiento social. A este respecto, se insta a la Comisión Europea a que no limite la ocupación de vehículos, ya que no es viable ni sostenible económicamente, en particular dada la incertidumbre sobre la duración de la crisis sanitaria; y algunas de las medidas propuestas pueden no ser eficaces para alcanzar el objetivo.

No es realista obligar a los operadores de autobuses y autocares a prestar servicios con pérdidas, especialmente a la luz del devastador impacto económico que ya han sufrido, que va en detrimento de los pasajeros. Las medidas de reducción de la capacidad tampoco son eficaces en su objetivo. En otras palabras, las medidas de distanciamiento que se están considerando a nivel de los Estados miembro pueden no lograr los resultados deseados, pero sin duda serían perjudiciales para las empresas. Asimismo, la adopción de una medida de distanciamiento social también podría fomentar el uso de vehículos privados, con efectos perjudiciales para los objetivos de reducción de CO2 y la movilidad urbana.

Como principio, las normas de distanciamiento social dentro de los vehículos deben centrarse en la composición y la dinámica de los grupos de pasajeros y no rígidamente en los vehículos. En la medida de lo posible, los pasajeros deben estar distribuidos EN GRUPOS HOMOGÉNEOS en los trayectos: la unidad familiar, personas que viven bajo el mismo techo, grupos turísticos o incluso los escolares, deben poder sentarse juntos o unos al lado de otros. Transportar un grupo fijo de personas reduce considerablemente el riesgo potencial de infección o de propagación posterior.

La estrategia comunitaria de lucha contra la contaminación y la congestión viaria deben seguir facilitando el uso del transporte colectivo frente al uso de vehículos privados, como el medio de transporte más eficiente y limpio, así como más higiénico, al velarse de manera continua por una limpieza profunda y desinfección periódica de los vehículos de transporte y de los elementos interiores tocados por los usuarios (barras, asientos, etc.) con limpiadores antimicrobianos especiales.

Por Mayte Rodríguez López