Natalia Chueca señala la movilidad sostenible, las infraestructuras verdes y la economía circular como las áreas clave de la nueva ciudad post-Covid

La consejera de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca, ha participado esta mañana en un coloquio online organizado por Executive Forum, con la colaboración de FCC Medio Ambiente. Durante el encuentro, Chueca ha compartido unas reflexiones acerca de las ciudades del futuro y los retos que afrontan en la situación post-Covid.

La consejera ha comenzando su intervención manifestando que “el Covid-19 nos tiene que dejar algo positivo, nos lo debe después de todo el sufrimiento que ha generado y sigue generando”. En este sentido, ha considerado que “las ciudades deben adaptarse a esta nueva situación”, por lo que el Covid-19 debería ser percibido como el acelerador y punto de inflexión que impulse la transformación de las ciudades del siglo XXI, logrando la implementación de todos los cambios que ya se planteaban desde hacía años. Entre estos cambios, Chueca ha destacado la necesidad de frenar el cambio climático, la reorganización y un uso más racional del suelo, la revitalización de las ciudades existentes evitando la dispersión del terreno o la evolución hacia una movilidad más sostenible.

“La nueva era post-Covid necesita un modelo de ciudad que sea más humana, más segura y sostenible” y, además, ha reconocido que se deben tratar de “ciudades de convivencia” que “nos permitan vivir con el posible virus, en condiciones de seguridad máxima, hasta que esté combatido definitivamente”. Por otra parte, Chueca ha advertido que “tenemos que recuperar una mayor calidad de vida y potenciar la salud de los ciudadanos que viven en las ciudades” a través de tres áreas clave en la gestión de este nuevo modelo de ciudad: la movilidad, las infraestructuras verdes y la economía circular”.

En el caso de Zaragoza, Chueca ha afirmado que la ciudad ya cuenta con una situación de partida muy favorable para consolidar este nuevo modelo y poder convertirse en una de las primeras ciudades europeas “carbón neutral” de Europa. En esta línea, ha explicado que, por ejemplo, que el 50% de los desplazamientos se producen andando o en bicicleta, mientras que solo el 24% se realizan en vehículos privados. Por esta razón, los índices de contaminación del aire y de motorización en Zaragoza son muy inferiores a la media española. La consejera ha manifestado la apuesta del Ayuntamiento por el transporte público, como “arteria principal” de la ciudad, y la movilidad compartida para seguir avanzando en este sentido.

Chueca ha declarado que en Zaragoza “la nueva movilidad va a ser multimodal”, ya que “tenemos que impulsar que el ciudadano pueda elegir un modo u otro fácilmente, en función de las necesidades, la distancia y el tiempo que tenga para el recorrido”. Para lograrlo, ha advertido que la tecnología es el gran facilitador, por lo que el Ayuntamiento está trabajando en una nueva plataforma que integre todos los modos de transporte y las transacciones de pago. En este “puzzle” de movilidad, ha hecho hincapié en que el transporte público ha de ser la pieza vertebradora para que el “ciudadano multimodal” esté siempre en el centro, ya que “él es la prioridad, y los datos y la tecnología deben estar al servicio de su movilidad y calidad de vida”.

Con respecto a las infraestructuras verdes, Chueca ha recordado que la calidad del aire estará condicionada e influenciada por ellas. Por está razón, ha alertado acerca del peligro que supone la pérdida de la biodiversidad y de la necesidad de recuperarla para “naturalizar las ciudades”. Así, ha explicado que, además de conllevar una mejora en la calidad del aire, “la infraestructura verde es una red estratégicamente planificada” que reporta beneficios en la salud física y psicológica de los ciudadanos. En esta línea, ha manifestado el compromiso del consistorio por cuidar e impulsar la biodiversidad del “impresionante patrimonio verde” de Zaragoza, que cuenta con más de 500 millones de metros cuadrados de zonas verdes. Asimismo, ha asegurado que Zaragoza quiere participar “contundentemente” en proyectos de economía circular.

Finalmente, Joaquín Jiménez, director de la Delegación de Aragón y la Rioja de FCC Medio Ambiente, ha despedido el coloquio incidiendo en la necesidad de “trabajar todos juntos para ser capaces de afrontar todos los cambios que vienen” en el ámbito de las ciudades. De este modo, recordando los 75 años de colaboración de FCC Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Zaragoza, ha declarado que “siempre tendrán en nosotros un aliado estratégico” para abordar esta nueva realidad.

Por Mayte Rodríguez López