GMV renueva el sistema de videovigilancia embarcada de Metro de Barcelona

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) vuelve a confiar en la multinacional tecnológica GMV para la renovación del sistema de videovigilancia a bordo de los trenes de metro de la ciudad condal. En la actualidad TMB cuenta con una flota compuesta por diferentes series de trenes, y cada una de ellas está equipada con distintas soluciones de videovigilancia de tecnología analógica y afectadas de distintos grados de obsolescencia.

Por este motivo, se ha puesto en marcha el proyecto de renovación para implantar una solución de videovigilancia homogénea en 149 trenes, distribuidos en 8 series que operan en las líneas L1, L2, L3, L4, L5 y L11 de Metro de Barcelona.

El proyecto supone el suministro de 300 grabadores de vídeo, 300 nodos de comunicaciones, 600 antenas, 760 codificadores de vídeo, 740 switches Ethernet y 540 cámaras IP. Además, se integrarán sistemas CCTV existentes en 8 series de tren, manteniendo un total de 2.038 cámaras analógicas.

El corazón del sistema de videovigilancia lo forma un equipo de grabación digital de diseño propio de GMV, que realiza grabaciones de imágenes en resolución Full HD, con función de reproducción y exportación de las mismas de forma simultánea. Este sistema garantiza compatibilidad OVNIF, que permite la búsqueda de grabaciones, borrado parametrizado, exportación, protección y gestión automática de grabaciones obsoletas de forma estandarizada.

Cada tren de metro llevará a bordo dos grabadores que trabajarán en modo redundante, proporcionando al sistema de grabación una alta disponibilidad. Además, en cada uno de los trenes se desplegará una red Ethernet embarcada multiservicio con redundancia en anillo, que permitirá no solo dar soporte al nuevo sistema de video vigilancia implantado, sino proporcionar también conectividad a otros sistemas que lo requieran en el futuro.

La red implantada contará asimismo con dos nodos de comunicaciones en arquitectura redundante, que concentrarán la información embarcada, tanto del nuevo sistema de videovigilancia como de otros sistemas. Y a través de un enlace inalámbrico, la pondrán a disposición de los Centros de Operaciones de TMB.

El enlace tren-tierra utilizará las tecnologías Wi-Fi y 4G/LTE, eligiendo el canal más apropiado en cada momento en función de la ubicación del tren y las coberturas disponibles, de modo que se garantice una comunicación continua, rápida y robusta.

Una de las funcionalidades que se implantarán sobre este nuevo canal de comunicación inalámbrica es la transmisión de vídeo en tiempo real a tierra, que permite la visualización desde cualquiera de los Centros de Control de TMB del video proporcionado en cada uno de los trenes a lo largo de toda la línea.

La solución se completa con cámaras digitales de última generación, dotadas de iluminación infrarroja para la grabación en la cabina y en el túnel en condiciones de iluminación nula. El sistema también incorpora un terminal embarcado de visualización en ambas cabinas, para la supervisión en tiempo real de cualquiera de las zonas de pasaje de la unidad.

El nuevo sistema con tecnología de GMV coexistirá con los existentes, para que la transición sea lo más gradual posible y que no afecte al servicio actual.

Por Mayte Rodríguez López